La noche en que la nueva subversión atacó al grupo Penta.

Ahora que cobra relevancia el grupo Penta como financista de la extrema derecha y que queda revelada la puesta en escena parlamentaria como una opereta donde el guión lo escriben los grupos económicos. Délano movía sus fichas como en un tablero de ajedrez no sólo financiando a quienes “defendían las ideas” del libremercado, sino que jugando con un sentido táctico: le niego financiamiento a Kast porque le quita votos a la UDI, pero financió a Andrés Velasco porque le quita votos a Allamand quien a su vez es adversario electoral de la UDI. Hasta ha aparecido mendigando dinero rastreramente el abogado Cristián Letelier, ex parlamentario y venenoso querellante en contra de algunos compañeros que pasaron por la cárcel. Hoy ocupa un asiento como ministro del pútrido Tribunal Constitucional.

Hace más de 5 años, a casi 3 meses de ocurrida la muerte de Mauricio Morales mientras manipulaba un artefacto explosivo, un grupo de ataque y sabotaje anticapitalista quizo hacer agitación y propaganda a través de un sabotaje a una oficina de la AFP Cuprum mediante la activación de un aparato explosivo.

Nadie pretendía que se derribara el capitalismo, ni que como “clase” hubiera algún avance, tampoco contribuir a la subversión del principio de autoridad con un acto autoritario por definición que es la imposición, mediante la fuerza de un ataque explosivo, de la destrucción de los ventanales e infraestructura material de una oficina de AFP, uno de los pilares de la esquilmación a los trabajadores y característico del sistema de explotación y dominación capitalista nacido de las reformas de la dictadura militar, pero continuadas y profundizadas por la democracia. Así, tanto la concentración de la riqueza como las altísimas tasas de ganancia de la gran burguesía chilena no podrían ser posibles sin el sistema político-constitucional que les da sustento, en el que también juega sus fichas Penta.

Las AFP constituyen, tal vez, uno de los ejemplos más groseros acerca de cómo las pensiones de los trabajadores (a quienes consideramos explotados por el capitalismo, y no malditos borregos) son usadas para multiplicar las ganancias y permitir que los grupos económicos amasen siderales fortunas a costa de la mayoría de la población. Al final del día, miles de trabajadores y trabajadoras al llegar a sus casas exhaustos a ver a sus hijos durmiendo y que apenas conocen, sólo quieren un poco de cerveza o el aletargamiento de la televisión para soportar sus deprimentes vidas de esclavos mientras el señor Délano apuesta fichas en la política como si estuviera en el casino. (Chile, el paraíso del capitalismo y la injusticia donde el 1% se lleva el 30, 5 de los ingresos del país).

Una fría noche del 4 de agosto del 2009 en el patio de una casa, se le daban los toques finales a un artefacto explosivo que sería utilizado contra la AFP Cuprum del grupo Penta en la calle Las Bellotas, comuna de Providencia, curiosamente a metros de la sede de la UDI que el propio “Choclo” Délanose encargaba de financiar. En un tubo de cartón grueso recogido de los desperdicios de una tienda de telas, dos tapas de madera confeccionadas con una sierra caladora y yeso en ambos extremos proporcionaban el encierro mínimo necesario para la correcta acumulación de los gases y la explosión correspondiente. Como explosivo se ocuparía una mezcla conocida como R4 compuesta por nitrato de amonio, pez castilla y aluminio en polvo. El nitrato de amonio fue conseguido de una parcela en que era ocupado como fertilizante y finamente molido en una juguera, la pez castilla comprada en una ferretería cualquiera y molida finamente sobre una cartulina con una cuchara y el aluminio en polvo comprado como “purpurina de plata” en una tienda para productos para artesanos. Además se contaba con la mitad de un pan de TNT (250 gr), un detonador industrial y un trozo de mecha minera industrial de 2 metros que daba 5 minutos de retardo. Encerrado el explosivo en su tubo con las tapas fue apretado por arriba y por los lados con abundante cinta adhesiva para aumentar el encierro y al final amarrado con alambre para el mismo objetivo.

El grupo operativo se acercó cerca de las 23 horas del domingo, caminando por avenida Suecia. Al llegar a Las Bellotas y darse cuenta que frente a unas bancas había gentese decidió dar una vuelta más, pasando frente a la sede de la UDI y con enormes ganas de dejar la preciada carga en la guarida fascista. Al llegar frente a la AFP y verificar que se daban las condiciones, encendimos la mecha dentro de un bolso negro y depositamos la bomba frente a la oficina de los ladrones legales de cuello y corbata. Una vez depositado el artefacto se caminó a Providencia y la retirada fue por un pasaje lateral al restaurant Giratorio y casi frente a Almacenes París. Retirada sin problemas.

Luego la prensa mostraría las sucursales destruidas del Banco de Chile y de la AFP Cuprum que como broma cruel tenía un cartel publicitario que decía “pensiones solidarias”. Como nombre para adjudicarse el sabotaje se eligió el nombre de “Comando Herminia Concha” como forma de homenaje a la pobladora de La Pincoya, veterana de mil luchas y siempre solidaria con los presos políticos en democracia. El nombre de Herminia refuta la absurda teoría de jefes policiales e incluso del ex –jefe de la Agencia Nacional de “Inteligencia”, Gonzalo Yuseff que habla de anarquistas del siglo XIX como nombre de grupos de ataque anticapitalistas que operan con explosivos caseros.

La acción del Comando Herminia Concha no afectó las finanzas del grupo Penta, no acercó la rebelión ni el derrumbe del capitalismo. No fue ni más ni menos que una acción de sabotaje que se utilizó para difundir un comunicado y un mensaje de lucha, es decir se enmarca en la larga etapa de la propaganda armada con un objetivo claro ligado al capitalismo y a la dominación, cuidando que nadie salga herido. Cuando muchos dicen hay que imitar a Freirina y Aysén y otros dicen que las acciones no traen nada bueno para la clase oprimida o refuerzan las medidas represivas, es necesario decir una vez más que toda acción de lucha y de disputa al monopolio de la violencia que tiene el Estado trae aparejada una reacción.

La agitación armada es sólo eso, difundir mensajes de lucha a través de las acciones. No son el centro, son coadyuvantes de una lucha de todos y todas a la que no hay que exacerbar pero tampoco bajarle el perfil. Sirven para generar un espacio donde puedan ir confluyendo distintas luchas y sectores en confrontación contra el Estado Capital para avanzar en la materialización de una realidad antagónica y subversiva que en conjunto pueda avanzar y hacer perder terreno a la realidad del dominio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Acción Directa, Comunicados, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s