Peru: COMUNICADO SOBRE EL DESALOJO INTERNO EN LA CASA “La Anarquía”

okupa1Por los sucesos ocurridos el martes 13 de enero, en el Centro Social Ocupado La Anarquía (CSO), quienes fuimos desalojadxs y quienes no estamos de acuerdo con el accionar de un grupo autoritario autoproclamado “Anarquistas de Lima” y porque nos importa que quienes frecuentan el espacio: amigxs, afines, quienes por alguna inquietud frente a la opresividad de la vida cotidiana se acercan para entablar nuevas relaciones de afectividad, libertad y compañerismo; estén informados de a quienes se están acercando y a quienes toman como referencia del Anarquismo y conozcan nuestra experiencia.

Es necesario ponerles en contexto acerca de la situación de alerta en la que nos encontrábamos. El sábado diez de Enero del 2015, cuatro civiles con actitud matonesca(contratados por los propietarios), llegaron al espacio amenazado con un desalojo violento. Cuando se les comunicó a Mary y Alex de lo acontecido, ellos revelaron que ya manejaban esa información y se excusaron de no compartirla debido a que no habían tenido tiempo. Asimismo, ya tenían planificada una resistencia con ayuda de gente que no convivía en la casa y con métodos irresponsables que arriesgaban nuestra integridad física y libertad, se negaron a consensuar las medidas a tomar con quienes convivimos y frecuentamos la casa. Al día siguiente Kevin, Mary, Alex y sus colaboradores no hicieron nada por proteger el espacio –además, pusieron en riesgo la buena relación con el vecino al pasar a su casa sin necesidad ni acuerdo previo-mientras que fuimos nosotrxs y nuestrxs personas de afecto quienes trabajamos en la protección y resguardo de la casa: bloqueando las entradas y ventanas, cerrando el hueco que unía nuestro espacio con la casa de al lado y recolectamos lo necesario para nuestra defensa física.

El día martes alrededor de las 03:00 pm Alex y Mary, retomando viejas prácticas eligieron a dedo a quienes se tenían que ir del espacio argumentando según sus criterios que no tenían incidencia en el mismo. El aviso de desalojo se fundamentó en que el espacio no sería más una vivienda, solo podían permitir la presencia de quienes se sometían y acataban su forma de entender la práctica antiautoritaria (algo indiscutible, un único camino que no estaba sujeto a propuestas ni discusión). Es desde ese momento que fueron citando a cada una de lxs individualidades-de unx en unx, típica técnica de intimidación policial- para comunicarles que tenían que retirase del espacio el mismo día o a más tardar el siguiente, debido a que así lo habían decidido Kevin, Mary, Alex y Yaqui, en su reunión con personas que no convivían ni participaban en la toma de decisiones del espacio.

Aclaramos que quienes fuimos desalojados llevábamos hasta ocho meses desarrollándonos en el espacio; amigxs viajerxs que andábamos de paso y compañerxs que pernoctábamos algunas noches y manteníamos nuestros talleres. No es un detalle que la mayoría somos inmigrantes ilegales. Asimismo, todxs llegamos con ideas y ganas de aportar al espacio entendiendo que las practicas antiautoritarias son diversas, están libres a mutar, siempre abiertas a la crítica y que se reflejan en el cotidiano. Todo ello se vio anulado por la imposición de ideas por parte de Alex y Mary quienes se respaldaban en que la casa era un “Centro Social” y que venían con acuerdos previos que debíamos acatar y que quienes merecían el espacio solo serían aprobados bajo su criterio que denominaban “anarquismo”; es decir, invisibilizar y ningunear cualquier práctica que no fuese la que Kevin, Mary y Alex llevaran a cabo.

Kevin comunico que en adelante Mary, Alex y Yaqui organizarían el espacio y que tendrían colaboradores. Por otra parte invisibilizaron como sustentábamos económicamente el espacio con actividades como el “Tinta y Sangre I y II”, el “Bingo”, talleres de Fotografía Estenopéica, Serigrafía y la preparación de comida, para recaudar fondos durante las actividades que ellos realizaban y como medio autogestionario. Dicen que fuimos parásitos, cuando todxs saben que pagábamos los servicios de agua y luz, así mismo nos ocupamos del mantenimiento del espacio, acondicionando las conexiones eléctricas de la casa, refaccionando la biblioteca, la cocina, el baño y el lavadero. Además varios de nosotros llevamos equipos y herramientas para implementar los talleres, y los espacios que se usaban tanto para la vida cotidiana como para las actividades, también reciclamos herramientas y alimentos para poder aminorar los gastos en las actividades.

Cuando se les pidió que se hiciera una reunión que incluyera a las personas que tomaban la decisión de que nos retiráramos y nosotras las afectadas, hubo una rotunda negativa aduciendo que procederían de todas formas, que estaban llamando a gente, y que esa gente eran los “Anarquistas de Lima”. Luego nos enteramos que esa idea se venía planificando con anticipación. Es a partir de ese momento en el que Alex (Piquete Ácrata), Mary (Afrika Mev) y quién lo lideró todo: Kevin (Anarquistas Des Organizados, Kevito SC), comenzaron a llamar a sus matones: ex miembros de la USL y chiquillxs incautos que ni siquiera conocían los hechos desde ambas partes, que solo habían escuchado y repetido lo que sus líderes les informaban. Estos matones eran personas con quienes mantenían una reunión de organización contra la Ley de Trabajo Juvenil (Ley Pulpin).

Conforme pasaron los minutos fueron llegando más de sus matones, quienes armados de palos cerraron con bancas y maderos el acceso a la sala blanca desde la puerta de entrada. Después de esto se atrincheraron en la sala donde se quedaron las mujeres, mientras su grupo de machos encabezados por Kevin avanzaba hasta donde nos encontrábamos para sacarnos. Nos arrinconaron en la cocina sorpresivamente (encapuchados y con palos) y en ese momento es donde se inicia una discusión que inevitablemente llego a la violencia física cuando un compañerx les dijo que soltaran los palos, pero no quisieron y luego uno de estos matones (Kevin) toma en brazos por la cintura a una amiga e inicia a forcejear con ella. Es en ese momento en el que se desatan las agresiones. Ellos eran alrededor de 20 personas, nosotras éramos ocho de las cuales, una salió a pedir ayuda a alguien para que trate de calmar la situación. El conflicto detono en golpes, empujones y ofensas verbales -homofóbicas, sexistas y xenofóbicas por parte de los agresores- que ocasionaron contusiones, rasguños, cortadas, labios reventados y múltiple tipos de heridas. La violencia física y verbal ya corría por ambos lados, pero los matones anarquistas eran superiores en número (adentro y afuera del espacio), la mayoría eran jóvenes que no nos conocían, por lo que entendemos que su violencia era proveniente de un mandato y no por razones propias. Todo esto llego a su punto más álgido en el patio, donde uno de los agresores (Kevin) tomo piedras y sus demás matones se quedaron detrás bloqueando los accesos a los cuartos y al resto de la casa. De no haber estado la presencia de padres y madres de las agredidas que se encontraban de visita, la irresponsable situación que ellos ocasionaron hubiese concluido con alguien muy herido o con muertos. En ese momento tuvimos que decidir si seguiríamos peleando por el espacio o nos retirábamos recuperando nuestras cosas y resguardando nuestra integridad. Decidimos retirarnos. Con ira e impotencia destruimos el espacio que habíamos habilitado, construido, arreglado porque sentimos todas – sin ponernos de acuerdo- que ya había muerto, llevándonos a las plantas ya las gatas que vivían ahí y de las que solo nosotras nos preocupábamos y cuidábamos.

Hacemos hincapié en este personaje –Kevin- que muchos meses atrás se botó del espacio por acosar, arrinconar y golpear a la mamá de su hija –Yaqui (Yaq Maíz)- y dañar a quienes la defendían. Cabe resaltar que muchos de aquellos que estuvieron del lado de los agresores durante el desalojo fueron quienes lo botaron del espacio. Posteriormente, regresa hace algunos meses sin tener ningún acercamiento con la gente que ahí vivía exceptuando a quienes lo perdonaron: Alex y Mary. Es importante aclarar que Mary en diversas ocasiones critico las actitudes de Kevin, sin embargo debido a la convocatoria que él tenía y a la facilidad con la que disponía del tiempo de sus colaboradores decidió coordinar con él por los beneficios que le traía para llevar a cabo sus reuniones y actividades.

Durante la gresca, con anterioridad y posterioridad a la misma, los agresores justificaban la violencia de ese día y la intención de desalojo con los siguientes argumentos:

1. “Todas ustedes son parásitos en este espacio”

Durante el tiempo de convivencia que se dio en el espacio las individualidades que fueron desalojadas aportaban en partes igualitarias a Alex y Mary (en conjunto con las donaciones) el dinero necesario para mantener el continuo de la electricidad y el agua. Además, aportaban de su dinero (en muchas ocasiones) para preparar las cosas que se vendían durante las actividades de los agresores. El alimento que consumían, el gas y la limpieza corrían siempre por parte de las desalojadas. Asimismo, el mantenimiento de y la limpieza de los espacios que todas utilizaban en la casa.

2. “Ustedes tensionaron el ambiente”

La tensión en el ambiente era inevitable. Las actividades y las cosas que se realizaban en el espacio se venían dando con gente que ordenaba, gente que acataba y las formas eran determinadas mediante una única manera que nulificaba y ninguneaba otras iniciativas. Esta imposición, desde cualquier ángulo, genero la resistencia de las individualidades que desistieron de esta forma de organizarse y/o sumarse a las actividades. Asimismo, la ocultación de información en reuniones secretas también era determinante de esta tensión.

3. “Ustedes no hacían nada en el espacio”

Durante el tiempo que las desalojadas vivieron en el espacio llevaron a cabo talleres, actividades, reuniones en torno a la liberación animal, mantenían limpios los espacios que utilizaban y arreglaron la infraestructura de los mismos. Asimismo, la convivencia del cotidiano que determina relaciones en torno a la deconstrucción de la socialización a la que todas somos sometidas desde que nacemos, se mantuvo en conjunto con las actividades que se mencionan previamente, invisibilidades y ocultadas.

4.”Ustedes son infiltradas”

La lógica de este argumenta gira en torno a que las desalojadas se habían “infiltrado” en un espacio para utilizarlo de una manera para la que no había sido activado; es decir, las actividades que llevaron a cabo, como no eran afines a las prácticas tomadas como únicas e indiscutibles no se consideraron parte ni afín al espacio. Al no sumarse a la línea de pensamiento con que se la activaba y al observar que se había tomado al mismo como vivienda, desde esta retorcida lógica, las individualidades que habitaban el lugar se habían infiltrado en el mismo para tomarlo y llevarlo en cualquier otra dirección. Evidentemente, la retórica de este argumento parte de una falacia clara, la cual consiste en determinar que las prácticas antiautoritarias tienen valor si están de acuerdo con lo que se considera una práctica única y validera del espacio.

5. “Este es nuestro espacio, nuestra casa”

El espacio es de quien lo mueve y lo activa, las prácticas antiautoritarias son múltiples y no se puede delimitar a una como más relevante que otra. Las okupaciones y los espacios liberados son habitados y movidos por quienes pasan por ellos y esto último siempre es una constante de movimiento; es decir, siempre hay gente distinta de diferentes lugares que lo activan y confluyen de lugar en lugar. Argumentar que el espacio “les pertenece” es una clara alusión a la lógica del sistema de la propiedad.

6. “Ustedes son hippies que se pasan todo el tiempo en la cocina”

Este argumento es ridículo en sí mismo, no hay necesidad de refutarlo, se cae por sí mismo.

7. “Las relaciones de compañerismo son más importantes que las de amistad”

Las relaciones que son estrictamente generadas en función del compañerismo, la afinidad y que no comprenden la amistad se prestan a llevar acciones en conjunto en función del utilitarismo y la frivolidad.

Prácticas que fueron, son y seguirán llevándose de esa manera en un espacio que contradictoriamente se presenta como Centro Social, un lugar desde el que se busca –irónicamente- socializar ideas mediante prácticas políticas antiautoritarias.

Por último, finalizamos este comunicado adjuntando información sobre los líderes de la sede del partido de “los anarquistas de lima”:

– kevin (Anarquistas Des Organizados)
– Mary (Afrika Mev)
– Alex (Piquete Ácrata)

-Paginas que manejan: Autoorganizate contra la Explotación, Centro Social Autónomo la Anarquía (que eliminaron al día siguiente debido a las constantes réplicas y ataques que sufria como consecuencia de su violento desalojo), Biblioteca “la Grieta”.

Comunicado redactado por individualidades, punks y vaguitxs antiautoritarixs desalojadxs.

Ninguna agresión sin respuesta

“Los que hablan de revolución y de lucha de clases sin referirse explícitamente a la vida cotidiana, sin comprender lo que hay de subversivo en el amor y de positivo en el rechazo de las obligaciones, tienen un cadáver en la boca” Raoul Vaneigem // Ai Ferri Corti

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antifascismo, Comunicados, Internacional, Okupas, Represión, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s