Texto de Nikos Maziotis, miembro de Lucha Revolucionaria, para la creación de una Asamblea de Solidaridad. (Grecia)

En el siguiente texto, Nikos Maziotis, miembro de Lucha Revolucionaria, sugiere la creación de una asamblea de solidaridad para todos los presos políticos y prisioneros en lucha.

En el texto, dirigido a la asamblea abierta de Anarquistas/Antiautoritarios contra las condiciones específicas de detención de tipo C., Maziotis propone la creación de un encuentro de solidaridad hacia todos los presos políticos y prisioneros en lucha. Al mismo tiempo, es una convocatoria abierta a todos los compañeros y compañeras del entorno anarquista / antiautoritario para participar y apoyar este esfuerzo.

En el corto plazo se darán a conocer la fecha y el lugar de la primera reunión para explorar las posibilidades de establecer la Asamblea de Solidaridad.

El texto fue enviado a todos los presos políticos y luchadores encarcelados:
“Camaradas y compañeros, este texto hacia ustedes tiene relación con las cárceles de Tipo C, y mi propuesta para la creación de un encuentro concerniente a la cuestión de la solidaridad.

Camaradas y compañeros, la aprobación de la legislación delas prisiones de Tipo C es un desarrollo esperado en el ataque represivo del Estado contra las Organizaciones Revolucionarias armadas y contra la acción directa armada. En consecuencia, los cambios legislativos y reformas que se han venido realizando durante unos 14 años están directamente vinculados a las condiciones políticas y económicas, aplicada por años a nivel internacional, y no es otra cosa más que la “guerra contra el terrorismo” y las reformas neoliberales destinadas a imponer la dictadura de los mercados y del capital supranacional procede a una represión cada vez más dura, ya que tiende a volverse cada vez más totalitario.

Como Lucha Revolucionaria, desde el inicio de nuestras actividades en 2003, creo que hemos analizado debidamente las condiciones políticas y económicas en la década de los noventa cuando iniciamos nuestras actividades, condiciones relativas a la globalización del sistema capitalista. Tanto la “guerra contra el terrorismo”, lanzada en 2001 tras los ataques contra Estados Unidos, y las reformas neoliberales conducidas y diseñadas por la dictadura del capital transnacional no sólo son la naturaleza económica y civil relevante de la globalización. El sistema, por tanto, con el fin de imponer la dictadura de los mercados procede a una represión cada vez más dura, ya que tiende a ser cada vez más totalitario.

En Grecia, el mismo año [de 2001] la economía griega se abrió al capital transnacional después del llamado escándalo de 1999. La integración de los mercados de valores en la UEM, en la zona euro en 2002. Por lo tanto, no es casualidad que al mismo período, incluso detrás de Europa Occidental y los EE.UU., el Estado griego procedió a legislar la primera ley antiterrorista en 2001, ley elaborada por Stathopoulos [Ministro de Justicia]. La ley fue votada tras la presión de los EE.UU. y Gran Bretaña, y apuntó a miembros de las organizaciones armadas revolucionarias y más específicamente a 17 de Noviembre (17N), que era la única organización guerrillera activa en ese momento. Esta ley fue nombrada como “la ley contra el crimen organizado”, y se hizo con un propósito evidente de servir a las tácticas del Estado; tratando de deconstruir las características políticas de las organizaciones revolucionarias armadas, despolitizarlas y limpiarlas de lenguaje y acción ideológica, para presentarlos como delincuentes ordinarios. Bajo esta ley se acusa a todos los que han sido procesados por 17 de Noviembre y ELA en 2003 y 2004 respectivamente.

Sin embargo, a pesar del hecho de que esta ley apuntaba a los miembros de las Organizaciones Revolucionarias Armadas, el Estado ahora la utiliza para el fortalecimiento del control (…) Y esto se ha traducido en un aumento de las condenas totales. Pero no hay que confundir causa y efecto. La ley Stathopoulos, la primera ley contra el terrorismo, se hizo principalmente para los miembros de las organizaciones revolucionarias armadas, pero el resultado ha sido generalizado para aplicarse a los casos de delincuencia organizada.

Tres años después, en 2004, la ley Papaligoura, durante el gobierno de Karamanlis y Nueva Democracia, la segunda ley antiterrorista, fue para aclarar las cosas después de hablar de “la creación de una organización terrorista” y “actos terroristas”, que “en una manera y en ciertas circunstancias, es posible que perjudiquen al país y destruyan las estructuras políticas y económicas fundamentales constitucionales del país”. A pesar del hecho de que el sistema no reconoce enemigos políticos, la ley Papaligoura reconoce la existencia y la actividad de organizaciones armadas que amenazan las estructuras constitucionales, políticas y económicas fundamentales del país trayendo con ello características de realidad política en la acción.

La misma ley también está agravando el dispositivo de “dirigir una organización terrorista”, con el fin de aumentar la pena para los acusados y condenados como directores o jefes de “organizaciones terroristas” y también para confirmar la situación de que no hay otra forma de organización social aparte de la organización jerárquica existente en la sociedad actual, dominada por el capital y el Estado.

Bajo la ley Papaligoura, que fue votada después de la presión de Estados Unidos en vísperas de los Juegos Olímpicos en 2004, estuvieron todos los juicios de Organizaciones Revolucionarias armadas, tanto de Lucha Revolucionaria como de la Conspiración de Células del Fuego.

De este modo,la legislación para las cárceles de tipo C, es la coherencia y consistencia de las dos leyes anti-terroristas de 2001 y 2004, y la ley de 2003 que establece la cooperación internacional a nivel policial y judicial en el ámbito de la acción armada contrarrevolucionaria entre Grecia, la Unión Europea y los EE.UU. Esta ley viene a llenar un vacío en la política represiva griega y está hecha para alinearse con la Unión Europea y los EE.UU. Al igual que en Europa y los EE.UU.,junto a las leyes antiterroristas existentes a partir de los años 70 y 80, cuando muchos países se enfrentaron a problemas graves debido a las acciones directas de organizaciones Revolucionarias armadas, existieron cárceles con regímenes de detención especiales para los miembros de estas organizaciones.

Lo mismo sucedió en Turquía en la década de 2000, donde se construyeron las cárceles Tipo F, sobre todo para los miembros de las Organizaciones Revolucionarias de izquierda involucradas en la lucha armada, y todos recordamos la lucha de los miembros encarcelados de esas organizaciones que estuvieron en huelga de hambre hasta la muerte, o que se prendieron fuego para evitar su traslado a cárceles de tipo F.

Nosotros debemos hacer que los entornos anarquistas/ anti-autoritarios hagan lo obvio y vean las cosas objetivamente. Las cárceles del Tipo C son principalmente para los acusados de lucha armada, tanto para los que asumen la responsabilidad política de su participación en las organizaciones a las que pertenecen como para los que niegan las acusaciones. Y esto no quita el hecho de que en esas cárceles mantendrán a los condenados que cumplen largas condenas y otros delincuentes que han sido condenados con la ley de “organización criminal”. … Las acusacionesvan en contra de compañeros por participar en una “organización terrorista” por “actos terroristas” que podrían dañar las estructuras constitucionales, políticas y económicas fundamentales del país, los juiciostienen por objetivo específico en este momento la condena a organizaciones revolucionarias armadas, y esto es independientemente de si estos juicios son para compañeros que niegan los cargos. Ser anarquista no es algo único en su especie al menos por ahora.

Sin embargo, tanto la legislación antiterrorista y la prisión [de Domokos] con que intentan aislarnos, dan una señal clara a losentornosanarquistas / antiautoritariosy a la sociedad en general desde el lado del Estado. Que, quien sea que elija la lucha armada como una forma de acción tendrá un tratamiento penal predatorio, si ha sido arrestado mantenido en una condición especial como las prisiones tipo C. Es por eso que el Estado es consciente de los peligros de la lucha armada, especialmente en las condiciones de crisis económica mundial que ha entrado en erupción desde 2008, cuando el régimen, el sistema económico y político, ha perdido el consenso social que disfrutaba antes de la crisis, y porque en estas condiciones la lucha armada es un factor subversivo y desestabilizador para el sistema. Y este régimen ha confesado elementos sobre Lucha Revolucionaria y cuando fuimos arrestados en 2010 por primera vez con la reciente detención del anarquista AntonisStamboulos, que fue acusado de participar en Lucha Revolucionaria. El ministro de Orden Público VassilisKikilias conectó la acción directa o las amenazas de golpes nuestra organización con la desestabilización del sistema en un momento especialmente delicado para él.

Legislar las cárceles del Tipo C es una consistencia y continuidad del ataque represivo del Estado contra los militantes que han optado por la lucha armada, con la intención de quebrarlos a través del aislamiento de los miembros de las organizaciones revolucionarias armadas y aquellos acusados de participar en estas organizaciones, buscando degradarlos como sujetospolíticos y buscandoobtener declaraciones y renuncias a la lucha armada.

Mientras que en Grecia las recientes reformas de las cárceles del Tipo C, los cambios en el código penal y en los procedimiento penalesrespecto a la lucha armada, no hay tales reglas en Italia que no sean la renuncia para aliviar la situación de los presos, lo que aquí sería un objetivo perseguido de una manera más indirecta.

Permanecer en las cárceles de tipo C, además del mínimo de cuatro años que establece la ley, colocará a los no arrepentidos ante el fiscal, quien determinará si seguirán o no adentro por otros cuatro años, y decidirá no sólo por la importancia de sus acciones, sino también por el carácter y la personalidad de los encarcelados. Por lo tanto, no hace falta decir que cualquier persona que sea un irreductible no-arrepentido en la lucha en prisión podría serconsiderada una amenaza para el orden público y la seguridad, y será encarcelado indefinidamente detenido en las prisiones de Tipo C hasta el final de su condena.

La acción contra las cárceles del Tipo C sólo puede ser parte de la solidaridad con todos los presos políticos y luchadores presos en las cárceles griegas y prisiones Tipo C. Esto es independientemente de la diversidad de casos, si los presos han tomado la responsabilidad política sobre su participación en las organizaciones a las que pertenecen, osi estandoacusados de participar en organizaciones guerrilleras niegan los cargos, o si son anarquistas acusados de expropiaciones bancarias.

Camaradas y compañeros, simplemente porque la acción contra C cárceles de tipo sólo pueden ser parte de la solidaridad con todos los presos políticos y luchadores, es que propongo la transformación de la Asamblea en torno a las prisiones Tipo C Tipo en un encuentro de solidaridad con todos los presos políticos y presos en la lucha, no sólo con los condenados o acusados de participar en los grupos rebeldes armados, sino también con compañeros y compañeras que se han enfrentado a la represión del Estado desde otras formas de lucha, como manifestaciones, sentadas o enfrentamientos callejeros con la policía.

Es contradictorio y paradójico movilizarse contra un tipo de prisión si no se puede también mostrar solidaridad con sus propios compañeros en prisión. Es un serio déficit político el que haya docenas de presos políticos y luchadores encarcelados y no haya un encuentro de solidaridad hacia ellos. La solidaridad es una posición política y actitud. Es un elemento clave en todo movimiento o entorno político que quiera tener características dinámicas en el tiempo y el espacio. Solidaridad significa que los militantes y las formas de lucha que ellos elijan y por las que han estado en prisión son parte de la lucha común, de la lucha por la revolución por la anarquía y el comunismo. Solidaridad significa que creemos que la lucha de guerrillas y la lucha armada son parte de la lucha y del movimiento por la Revolución Social. Por lo tanto, cualquier persona que no esté de acuerdo con este principio, no puede estar en solidaridad con sus camaradas y compañeros que están prisión y defendiendo la lucha armada como una opción de lucha.

Esto no quiere decir que la solidaridad, el entorno o el movimiento no puedan tener críticas sobre las posiciones de las razones o las acciones de las Organizaciones Revolucionarias armadas, siempre que tales críticas sean de buena fe con argumentos puramente políticos y no llenas de lodo, de arrogancia y aforismos. Para demostrar finalmente que “la solidaridad no es una chapa”, es sincera y no una excusa para aquellos que no están de acuerdo y condenan la lucha armada y la guerra de guerrillas pero sólo tienen el coraje político para decirlo abierta y públicamente para reivindicaruna “solidaridad”selectiva para quienes se dicen inocentes y niegan los cargos, mientras que dan la espalda a los que abogan por la lucha armada y los que asumen la responsabilidad política de su participación en las organizaciones a las que pertenecen.

La solidaridad no es selectiva porque de lo contrario no hay solidaridad. La solidaridad tiene criterios personales, de amigos, parientes o familiares. La solidaridad no es la distinción entre culpable e inocente, ni la distinción entre (…) organizaciones o los individuos. La solidaridad no hace distinciones entre anarquistas y comunistas presos, ni tiene características nacionales. La solidaridad no es la separación de las formas de lucha, la promoción del dipolo “masa o lucha armada”, “legalidad o ilegalidad”, la separación de la lucha armada y el movimiento, o la línea divisoria entre la “vía de confrontación no armada de la anarquía”y”la sección anarquista armada”. Repito que la solidaridad sólo tiene un criterio político, que los presos y las formas de acción directa elegida, como la lucha armada, la guerrilla urbana y cualquier otro tipo de acción de los que se encuentran en prisión, es parte de la lucha común y el movimiento por el derrocamiento del capital y el Estado, por la Revolución Social. Quienes no aplican este criterio son informantes y renunciantes como Corcis, quien denunció compañeros en el caso de 17N, sin presión ni violencia ni tortura, y Giotopoulos, quien condenó las acciones de 17N en la corte.

Propongo, pues, transformar la Asamblea de las prisiones de Tipo C en un encuentro de solidaridad para los presos políticos y luchadores encarcelados. No sólo las personas encarceladas por la acción armada, sino también cualquier forma de lucha. Es lógico que las acciones de solidaridad de esta asamblea deban incluir en sus actividades aquellas relacionadas con las cárceles de tipo C.

Es hora de poner a cada camarada y cada compañero frente de sus responsabilidades y tomar una posición clara y explícita sobre la cuestión de la solidaridad. Cualquier subterfugio demuestra que la solidaridad no es un arma, sino que es una palabra vacía de contenido. Un cadáver en la boca (…) Así que invito a todos los compañeros y camaradas dentro y fuera de la prisión a tomar una posición y ponerse políticamente adelante para abrir un diálogo sobre la propuesta de crear un encuentro de solidaridad.

Si los entornos anarquistas/antiautoritarios quieren olvidar a los prisioneros del Estado y dejan que ellos simplemente se pudran en la cárcel, están olvidando la lucha misma.

Nikos Maziotis
Miembro de la Lucha Revolucionaria.

[Nota de Sin Banderas Ni Fronteras: separados por los idiomas y las distancias geográficas, las palabras y el llamado a la acción del compañero Maziotis nos confirma que la afinidad, las tensiones y proyecciones comunes son una realidad entre compas que ni siquiera se han conocido personalmente. Así nos damos cuenta una vez más que las ideas y análisis a lxs que otrxs compas hemos llegado, discutido o propagado en nuestro entorno de lucha, se conectan con los análisis de otrxs compas lejanos espacialmente pero cercanos en ideas y proyecciones. Por eso creemos que las posiciones sobre la solidaridad, la no victimización y la no jerarquización de los medios de lucha,planteadas en la propuesta del compañero Maziotis, deben ser motivo de debate y tension colectiva más allá de las fronteras griegas, pues guardan en su seno una trascendencia aplicable a diversos contextos y latitudes que siempre es necesario profundizar en la reflexión y el accionar antiautoritario.]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Analisis, Anticarcelario, Internacional, Solidaridad, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Texto de Nikos Maziotis, miembro de Lucha Revolucionaria, para la creación de una Asamblea de Solidaridad. (Grecia)

  1. Pingback: Grecia: Recopilación de comunicados de Nikos Maziotis. Diciembre-enero de 2014-2015 |

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s