El leguaje y el silencio, desenmascarando el vocabulario del capital.

chaplin tuercaLos últimos años se han caracterizado por mostrarnos un mundo rápido,  donde las comunicaciones han avanzado considerablemente, hasta llegar al punto de  donde lo que  ocurre en un sector aislado puede llegar a todo el territorio (evidentemente si no pone en peligro la legitimidad del capital).  El capital se ha legitimado, consigo a  legitimado una estética; la de un mundo en paz el cual no quiere más muertes, que quiere la seguridad de las personas y que quiere que estas habiten en una democracia sana y limpia. Pero sin embargo el capital no solo ha configurado una imagen, sino también ha configurado  un lenguaje.  Este lenguaje  capitalista nos muestra que se han criminalizado ciertas palabras y se han “divinizado” otras. Nuestro diccionario le ha cambiado el sentido a muchas palabras, mediante el transito histórico de sangre y muerte al que a sido sometido el mundo.  Nos valemos de palabras como “orden” y nos inspiramos con palabras como democracia, cuando necesitamos estatus utilizamos negocio o empresa , ya que todos tienen empresas, pueden vender sopaipillas en la calle y tienen empresa, el capital les ha hecho a las personas la necesidad de tener estatus o un “falso” “estatus”, los vendedores del retail ahora son “ejecutivos” de venta, incluso los vagabundos ahora tienen estatus ya que son personas en “situación” de “calle”, el capital necesita eufemismos se vale de esto para justificar  falso desarrollo de las personas.

El capital no solo ha generado estatus sino que también ha criminalizado ciertos códigos, cierta palabras , como Ocio que significa “tiempo libre” o “libre” pero el  capital con sus medios ha conseguido que la palabra Ocio se deslegitime convirtiéndose en  “Pereza” o “Flojera”, simultáneamente a legitimado la palabra “Negocio” que significa negar la libertad, también podemos hablar de la palabra “Kaos”  que es la forma de existencia  que habita antes de lo que conocemos como “mundo”, antes que los dioses y las leyes, antes que los gobiernos y los estados. Es la historia enterrada, sepultada la que han escondido para que no veamos que en otros tiempos habitaron miles de personas sin la necesidad de ninguna autoridad. Pero esta historia la han sepultado primero omitiéndola de los libros y segundo cambiándole su significado, “Caos” hoy significa desorden e inseguridad, es de las palabras de la lista negra, es de esas palabras con las que se tilda al indeseado o a lo indeseado.

Las palabras hoy influyen en gran parte al desarrollo de las personas,  las palabras nos componen, nos dan identidad, el hecho de que las personas carezcan de un lenguaje político-ideológico responde a como las instituciones y la institucionalidad  han llevado el silencio a miles de personas. ¿Qué instituciones? Todas las dependientes del capital, pero una de las más reconocidas que el capital a usado para configurar un lenguaje ha sido el Colegio, en los colegios es donde pasamos casi todo el tiempo cuando estamos en formación y justamente es en el colegio donde  está prohibida la política, está vetada, quien hable de política puede ser severamente castigado, el colegio cuenta con una infraestructura similar a los estados, tienen un cuerpo represor: los inspectores y tienen un cuerpo que domina superior que domina al cuerpo represor que es el director o directora. El colegio está diseñado justamente para acostumbrarnos a ser obedientes a respetar a las autoridades y  a no cuestionarlas, nos entrega palabras que están a favor de la obediencia y nos entrega la historia de la obediencia, la historia oficial, aquella que no tiene lugar en la televisión, aquella sepultada, de aquellas personas que nos acordamos cuando tienen hambre o cuando tienen algún virus, los pobres, para ellos no existen más palabras que trabajo y orden,  en ellos es donde están impresas frases como “ahí que trabajar nomas” “no queda otra” “si siempre ha sido así”, aquellos que cada día pierden más la capacidad de hablar de comunicarse y lamentablemente es el 97% por ciento del mundo.

“El lenguaje es, como saben, el murmullo de todo lo que se pronuncia, y es al mismo tiempo ese sistema transparente que hace que, cuando hablamos, se nos comprenda; en pocas palabras, el lenguaje es a la vez todo el hecho de las hablas acumuladas en la historia y además el sistema mismo de la lengua” Michel Foucault.

Por Maximiliano

Enlace Corto: https://contrainformateblog.wordpress.com/?p=6114

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, Cultura, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s